Reconociendo la Ciclidad Femenina

Reconociendo la Ciclidad Femenina

“El valor que le damos a nuestra menstruación está directamente relacionado con el valor que nos damos a nosotras mismas”. Lara Owen.

Con esta inspiradora frase iniciamos un viaje hacia el reconocimiento y la reconexión con nuestra Ciclicidad Femenina. En este primer artículo encontrarás información imprescindible para adquirir o rememorar conocimientos básicos de nuestra biología femenina, pero no nos detendremos ahí, nuestra búsqueda y mirada será cada vez más profunda y holística, ahondaremos y pondremos en valor temas relegados, como los alcances psicológicos, emocionales, incluso espirituales relacionados a nuestro ciclo, con el fin de alcanzar una comprensión respetuosa, amorosa y tan rica como lo es la propia realidad del ser mujer.

Las 4 fases del ciclo menstrual; desafíos y recompensas

Sin duda hay una Fase del Ciclo Menstrual que a lo largo del tiempo ha adquirido un papel protagónico; la fase de Menstruación, sin embargo, durante un ciclo menstrual el cuerpo de la mujer pasa por 4 Fases Hormonales: Menstrual, Folicular, Ovulatoria y Lútea, es importante destacar en esta primera instancia que la menstruación es una consecuencia de la ovulación, es decir, tu menstruación llegará siempre y cuando hayas ovulado.

Si bien la fase Menstrual es la más reconocible, adquiere especial relevancia para nosotras el reconocer las fases de nuestro ciclo completo¿Por qué? Porque nos permite adoptar medidas de autocuidado de acuerdo a las necesidades específicas de la fase que estamos transitando, como la nutrición o el descanso, e incluso nos permite adquirir herramientas para abordar de manera consciente nuestra fertilidad, en el más amplio uso de la palabra.

Un ciclo sano atraviesa 4 importantes procesos, que tienen como principales protagonistas a nuestros ovarios y a las variaciones hormonales.


¿Qué pasa en mi cuerpo y cuánto dura cada fase del Ciclo Menstrual?

Menstrual: dura de 3 a 7 días. Fase en que se presenta el sangrado, variará en duración e intensidad de acuerdo a la mujer.

Folicular: dura de 7 a 10 días. Comienza justo después de la menstruación. En esta fase que toma casi dos semanas, nuestros folículos ováricos inician el camino hacia la ovulación.

Ovulatoria: dura 3 a 5 días. La ovulación ocurre un día del mes, pero su período imponente puede durar hasta 5 días.

Lútea: dura de 10 a 14 días. Si no se produce fecundación, el cuerpo se prepara para dar paso a la menstruación y a un nuevo ciclo.

Si eres una adulta sana esto se traduce en un ciclo de 21 a 35 días. El promedio son 28, pero no es la norma, en la adolescencia por ejemplo, el ciclo es más largo ya que la Fase Folicular puede durar más, hablaremos por lo tanto de un ciclo regular sano de entre 21 y 45 días de duración. Para determinar la duración de un Ciclo Menstrual se cuenta desde el día 1 del sangrado intenso, hasta el siguiente día 1 de sangrado.


El autocuidado en cada Fase del Ciclo Menstrual

 

Fase Menstrual

Corresponde al período en que se presenta el sangrado, que se genera por la descamación del revestimiento interno del útero (endometrio) cuando no se ha producido fecundación del óvulo y los niveles hormonales de Estrógenos y Progesterona caen.
Como medida de autocuidado es imprescindible contar con una adecuada nutrición, asegurando la ingesta de alimentos ricos en hierro, fibras y en omega 3, como frutas, verduras, nueces, linaza, chia. Beber infusiones de hierbas que además de mantener el calor corporal se transformarán en útiles aliadas contra síntomas como el dolor, la retención de líquidos, la inflamación, el cansancio o la ansiedad, la manzanilla, lavanda, jazmín, son algunos excelentes ejemplos. Sostener el descanso que nos pida el cuerpo y proporcionarnos horas de sueño de calidad.

 

Fase Folicular
En esta etapa identificamos la presencia de la Hormona Folículo Estimulante, que es liberada por la hipófisis para promover el crecimiento de los folículos (cada folículo contiene un óvulo). Debemos comprender que un ciclo sano comienza con folículos sanos y que la vida útil de un folículo es mayor a 2 ó 3 semanas, los folículos comenzaron su crecimiento con meses de anticipación, pues tardan 100 días en madurar. Si no se conservan saludables durante este proceso, se puede generar un problema que se visualizará meses más tarde.

Para contribuir a nuestro bienestar, en esta fase se recomienda disminuir el consumo de grasas e incrementar el de carbohidratos ya que los que requeriremos, toleramos y procesaremos mejor, por ejemplo: arroz integral, avena, quinua. Beber infusiones de efecto energizante o estimulante, como el jengibre, yerba mate, té negro, té verde, té especiado o Masala Chai. Podemos incorporar ejercicio o actividad física moderada-alta.

 

Fase ovulatoria
Se presenta un Folículo Dominante que estimula la producción de Hormona Luteinizante, lo que desencadenará la ruptura del folículo y liberación del óvulo, esto es un todo o nada, en esta etapa se ovula o no. El óvulo será liberado y enviado a las trompas uterinas donde podrá ser fertilizado o no. Los folículos restantes, aún en el ovario, serán reabsorbidos por este. Durante esta fase el nivel de Estrógenos se encuentra en su máximo y el de Progesterona comienza a elevarse.

En esta etapa nos sentiremos dispuestas al desarrollo de actividad física que demande más esfuerzo, más propensas a la vida social y por ende requeriremos más energía. Para cuidarnos ayudaremos a mantener nuestro metabolismo activo. Es aconsejable comenzar a disminuir la ingesta de carbohidratos e incorporar alimentos ricos en hierro (semillas, frutos secos) y fermentados. Beber infusiones que nos ayuden a mantener nuestros niveles de actividad, de efecto energizante, estimulante o depurativo, como la canela, cola de caballo, jengibre, té negro, té verde, té especiado o Masala Chai.

 

Fase Lútea
Esta es la etapa cúlmine de los 100 días del viaje del folículo. Luego de la liberación del óvulo, nos encontramos con un folículo vacío que se convierte en una glándula llamada “cuerpo lúteo” y que libera grandes cantidades de Progesterona, la que en conjunto con los Estrógenos prepara (engrosa) el endometrio para un eventual embarazo.

En esta fase es común el cambio de apetito o los “antojos”, como medida de autocuidado se recomienda disminuir al máximo el consumo de carbohidratos y procurar la ingesta de grasas y calorías sanas, alimentos ricos en hierro, magnesio, fibra y proteínas de calidad, algunos ejemplos son: palta, quesos, frutos secos, chocolate negro (con alto porcentaje de cacao), plátano, legumbres. Beber infusiones que contribuyan a mantenernos en equilibrio y a contrarrestar síntomas que ya hemos examinado como la retención de líquidos, hinchazón, cansancio o ansiedad, las infusiones de manzanilla, anís, salvia, hinojo, cúrcuma serán grandes aliadas. Será importante procurar una buena salud intestinal como medida de prevención ante la posible aparición de problemas de tiroides, al encontrarse vinculados en composición e intercambio de mensajes hormonales.


Finalmente, si no se produce la fertilización del óvulo, el cuerpo lúteo se descompondrá, los niveles de Estrógeno y Progesterona disminuirán y se dará paso a la menstruación y al inicio de un nuevo ciclo.

Habrás notado que la búsqueda de un ciclo sano está estrechamente ligada a una alimentación balanceada, que nutra, procura no consumir alimentos extremadamente procesados, evita bebidas envasadas, consume alimentos e infusiones que marquen bienestar, y ten en cuenta que no sólo nos nutrimos de los alimentos y bebidas que ingerimos, también nos nutrimos de lo que habitualmente hacemos, vemos, escuchamos…Por eso, resguarda tu desarrollo físico, psicológico y emocional, somos mujeres, cíclicas como la luna, reconozcámonos y abracémonos cada día.

 

Paola Aguilera.
Especialista en Método Sintotérmico, Pedagoga Menstrual y Doula de Aborto.
Instagram: DesdeLaMatriz

¿Te gustó este artículo? ¿Conoces a alguien que quiera iniciarse en el viaje del autoconocimiento? ¡Entonces compártelo!

Seguiremos viajando, espera nuestro siguiente artículo.

Influjos de la Luna

Influjos de la Luna

El cambio es el ritmo natural de universo, por lo tanto de la naturaleza y del hombre. Antiguamente, este el vínculo entre el hombre y la naturaleza se hacía mucho más presente, no es sorpresa que nuestros antepasados se basaran en la observación del firmamento para marcar estaciones y tiempos, para dar paso a la navegación o que utilizaran el ciclo solar y lunar como guías para la práctica de agricultura, clave para la sobrevivencia. Los astros llegaron a ocupar un lugar muy importante en la religión de algunas culturas, la Luna además, revisitó especial significado para la mujer, puesto que las cuatro principales fases lunares (nueva u oscura, creciente, llena y menguante) coinciden con las fases del período menstrual; así como la Luna tarda alrededor de 28 días en dar una vuelta completa a la Tierra, el ciclo menstrual de la mujer es de aproximadamente 28 días. Dicho conocimiento se traspasaba a través de historias y se realizaban ritos, para que desde pequeñas las mujeres incorporaran la compresión y la consciencia de su ciclicidad femenina, natural y sagrada.

Hoy en día, sobre todo quienes formamos parte de la cultura occidental, solemos desatender los cambios tanto externos como internos, físicos y sutiles a los que estamos expuestos. Vivimos muchas veces en desarraigo de la naturaleza considerándonos algo distinto y separado de ella, relegando los ritmos, procesos y ciclos naturales a un último plano meramente utilitario, lo que supone un vacío y una pérdida de bienestar. A pesar de todo, somos incapaces de eludir el carácter cuaternario que rige todo lo que nos rodea: “son cuatro las estaciones del año, las fases lunares, los cuartos de hora, los elementos básicos del planeta…” etc.

Actualmente, se ha demostrado que debido a la atracción que ejerce sobre la Tierra, la Luna afecta a las mareas, las prácticas de la agricultura y también al cuerpo humano (compuesto por un gran porcentaje de agua), por otra parte, por si la sabiduría de nuestros ancestros, la propia espiritualidad o intuición no bastaran, la neurociencia ha demostrado que la Luna también afecta las emociones, pues las fases lunares se encuentran relacionadas con la producción de determinados neurotransmisores básicos, de esta forma, nuestro cuerpo, emociones y energía irán fluctuando a lo largo del mes junto con el ciclo lunar. Sin duda esto último constituye un aporte fascinante a la comprensión del vínculo entre Luna y humanidad, y para abordarlo con el detalle necesario será materia de un próximo artículo.

Que elevar la mirada hacia el cielo y observar a diaro este cuerpo celeste, sea una invitación a conocer mejor nuestra naturaleza, ser conscientes de los cambios y las cualidades de cada momento, para fluir en conexión y amor y así crear nuestra propia sanación.

Conócete…Ámate…Elévate
Namasté.

Equilibrar Manipura, el chakra de la vitalidad

Nombre Sánscrito: Manipura.
Nombre Común:
chakra del plexo solar.
Ubicación: plexo solar.
Elemento: fuego.
Mantra: Ram.
Color: amarillo.

Manipura es el tercero de nuestros siete chakras principales y es considerado el responsable de nuestra fuerza personal. Se ubica en el área del plexo solar hasta llegar al esternón. Manipura se relaciona con el poder de transformación, la acción, vitalidad, la regulación del autoestima y también con el control del metabolismo y la digestión.

Manipura en equilibrio
Cuando este tercer chakra funciona armoniosamente se manifiesta a través de una autoestima saludable y una vida emocional satisfactoria, nos aceptamos y aceptamos a los demás, tenemos consciencia de la universalidad de la vida y nos sabemos parte de ella. Nos sentimos vitales, con la voluntad para manifestar nuestras intenciones y transformarlas en acciones concretas.

Manipura en desequilibrio
Ante la existencia de un tercer chakra cerrado o en desequilibrio, podemos presentar problemas para mantener un peso saludable (metabolismo), y desinterés por la salud física. También manifestar miedo, impotencia o bloqueos de las emociones, pudiendo llegar incluso a perder la consciencia del profundo significado de estas. Perdemos vitalidad, autoestima y propósito. En contraposición, es posible que se manifieste la necesidad de ostentar el poder, ejercer control e influencia sobre los demás.

Cómo equilibrar Manipura
Para equilibrar este chakra debemos limpiar las emociones y situaciones “atascadas” y adquirir consciencia sobre la capacidad que tenemos para elegir y mejorar nuestra propia calidad de vida. Manipura es nuestro sol interior y nos proporcionará la fuerza para realizar los cambios que necesitamos para ser felices. En seguida describimos algunas sencillas actividades con las que podrás trabajar en la salud de tu tercer chakra, como cada actividad que hemos recomendado en nuestros artículos, estas pueden ser realizadas en casa e incluso combinadamente:

– Escuchar música: escuchar melodías y letras expresivas facilitará la conexión con la emociones, procura escuchar ritmos variados, que expresen desde la tristeza hasta la alegría.

– Practica la respiración de fuego: para comenzar siéntate en postura de medio loto (o en una que te resulte cómoda), manteniendo la espalda erguida. Lleva tus manos a las rodillas y cierra tus ojos. Inhala por la nariz y mientras lo haces lleva tu ombligo hacia afuera, luego exhala por la nariz y al hacerlo lleva el ombligo hacia dentro. Con las respiraciones la respiración se tornará cada vez más poderosa, debes ir poniendo énfasis en la exhalación. Encuentra tu ritmo y mantente por 3 minutos.

– Beber Manipura Tea: el té Manipura es uno de los 7 Chakras Tea de EnergizaTé, exclusiva mezcla creada para devolver la energía y el equilibrio a Manipura gracias a la sincronía de cada uno de sus ingredientes seleccionados. Es un tea blend fresco y antioxidante, gracias al té verde, especias y frutos. Puedes beberlo donde y cuando quieras, aunque es recomendable realizar su ingesta como un ritual de autocuidado y amor, mientras lo bebes puedes repetir mentalmente la siguiente afirmación, que ayudará a eliminar obstrucciones a nivel subconsciente “Estoy completo. Soy fuerte y poderoso”.

Te recordamos que en los siguientes artículos de este Blog seguiremos ahondando en el conocimiento de los siete principales chakras y entregando herramientas y consejos que te ayudarán a identificar y adquirir conciencia de cuáles están fuera de balance, para posteriormente alinearlos.

Que todo lo bueno te siga, te encuentre, te abrace y se quede contigo,
Namaste.

Equilibrar Svadhisthana, el chakra de la creatividad

Nombre Sánscrito: Svadhisthana.
Nombre Común: sacro.
Ubicación: centro lumbo-sacro.
Elemento: agua.
Mantra: Vam.
Color: anaranjado.

Svadhisthana es el segundo de nuestros siete chakras principales, es también conocido como el chakra sexual y de la creatividad. Está ubicado en la región lumbar y la pelvis. Se encarga de distribuir la energía proveniente el primer chakra y se relaciona con el deseo y la capacidad de dar y recibir amor, cariño y placer.

Si bien la energía de este chakra se relaciona con la energía lunar, pasiva y femenina, es importante destacar que más allá de nuestro sexo, crear es parte de nuestra naturaleza humana.

Svadhisthana en equilibrio
Un segundo chakra equilibrado evoca sentimientos de bienestar, placer y dicha. Somos capaces de expresar nuestra energía creativa en la vida diaria y de mantener una vida sexual sana. Respetamos nuestro cuerpo y estamos conectados con nuestras emociones.

Svadhisthana en desequilibrio
Un segundo chakra en desequilibrio, se manifestará principalmente en forma de bloqueos creativos, inestabilidad emocional, disfunción sexual, depresión o adicciones.

Cómo equilibrar Svadhisthana
Para equilibrar Svadhisthana es esencial despertar y expresar nuestra energía creativa sin temor al fracaso o al rechazo, y comprometernos a procesar saludablemente nuestras emociones. A continuación te mostramos algunas sencillas actividades con las que podrás trabajar en la salud de tu segundo chakra, al igual que las técnicas en nuestro artículo anterior estas pueden ser realizadas en casa, e incluso puedes trabajarlas combinadamente:

– Practicar Upavistha Konasana: nombre en sánscrito para una postura de yoga en la que “Upavistha” significa sentado y “kona” ángulo. En esta postura las piernas se separan tanto como sean posible y se flexionan las caderas para inclinarse hacia abajo con la intención de que el pecho y la cabeza se acerquen al suelo (no debes forzar tu cuerpo, ni sentir molestias o dolor). Upavistha Konasana estimula directamente al segundo chakra y los órganos reproductores. Además de esta postura puedes practicar Ardha Padmasana (medio loto) o Bhujangasana (postura de la cobra).

– Realizar respiración Ida Nadi: consiste en realizar la respiración con la fosa nasal izquierda, para atraer energía lunar. Para practicarla siéntate en una posición cómoda, con la espalda erguida, a continuación cierra la fosa nasal derecha presionando con los dos primeros dedos de la mano derecha, para luego inhalar y exhalar por la fosa nasal izquierda, realiza 10 respiraciones.

Beber Svadhisthana Tea: el té Svadhisthana es uno de los 7 Chakras Tea de EnergizaTé, exclusiva mezclas creada para devolver la energía y el equilibrio a Svadhistana gracias a la sincronía de cada uno de los ingredientes seleccionados. Este tea blend afrodisíaco y floral, cuenta con los beneficios del té negro, especias y la asombrosa caléndula. El sentido asociado al segundo chakra es el del gusto, por lo que beberlo resultará una experiencia particularmente agradable y beneficiosa.
Puedes beberlo donde y cuando quieras, aunque es recomendable realizar su ingesta como un ritual de autocuidado y amor, mientras lo bebes puedes repetir mentalmente la siguiente afirmación, que ayudará a eliminar obstrucciones a nivel subconsciente “Reconozco mis emociones, despierto mi pasión. Me entrego a este momento”.

No olvides que en los siguientes artículos de este Blog continuaremos profundizando en el conocimiento de los siete principales chakras y entregando herramientas y consejos que te ayudarán a identificar y adquirir conciencia de cuáles están fuera de balance, para posteriormente alinearlos.

Gracias por este encuentro.
Namaste.

Equilibrar Muladhara, el chakra raíz


Nombre Sánscrito:
Muladhara
Nombre común: Raíz, base.
Ubicación: base de la columna, coxis.
Elemento: Tierra
Mantra: Lam
Color: rojo

Muchas veces descuidamos la salud de Muladhara por ser este el primer chakra y dedicamos nuestros esfuerzos a chakras superiores, sin embargo, debemos comprender que Muladhara, primer chakra de la materia, proporcionará las bases y la energía para alinear todos los chakras superiores, ubicados a lo largo de la columna vertebral y hasta la coronilla. Es responsable de nuestra sensación de confianza y seguridad en la vida.

Recordemos además, que cada uno de los siete principales chakras se relaciona con los reinos de la materia, la mente y el espíritu, es por eso que si no funcionan correctamente puede manifestarse en trastornos físicos o emocionales.

Muladhara en equilibrio
Un primer chakra equilibrado nos proporciona confianza, seguridad, estabilidad, arraigo. Nuestra vida es prospera. Estamos en conexión con nosotros mismos, con la Tierra y la Energía universal.

Muladhara en desequilibrio
Puedes experimentar desde falta de energía física, ciática, estreñimiento, problemas en las articulaciones de extremidades inferiores, hasta trastornos de ansiedad, incapacidad para el compromiso, excesivo materialismo y miedos infundados.

Cómo equilibrar Muladhara
Existen técnicas y ejercicios de distinta naturaleza para trabajar en la salud de los chakras, incluyen la práctica de asanas de yoga, la utilización de música, colores, gemas, mantras y afirmaciones, entre otros. A continuación te mostramos algunas sencillas técnicas que puedes realizar incluso estando en casa, o también trabajar combinadamente:

– Practicar grounding: el grounding o earthing, es el contacto directo de nuestra piel con la tierra. La energía vital de la Tierra puede ser percibida o “absorbida” a través de, por ejemplo, las plantas de los pies. Disfrutar mientras permanecemos de pie sobre el pasto es algo que se realiza en forma automática e inconsciente, pero podemos aprender a absorber conscientemente más energía de la tierra para incrementar tanto nuestra vitalidad como la habilidad de pensar más claramente.

– Usar aromaterapia: el sentido asociado a Muladhara es el olfato, algunos de los aromas con especial resonancia sobre este chakra son: árbol de té, sándalo, cedro y jengibre. Consigue uno de estos aceite esenciales y un difusor para utilizarlo, habilita un espacio donde puedas sentarte relajadamente y disfruta mientras se aromatiza la habitación, haz inhalaciones y exhalaciones pausadas y conscientes.

– Beber Muladhara Tea: Muladhara Tea es uno de los 7 Chakras Tea de EnergizaTé, exclusiva mezclas creada para devolver la energía y el equilibrio a Muladhara gracias a la sincronía de cada uno de los ingredientes seleccionados, dentro de los que se encuentran té, hierbas, especias y frutos. Puedes beberlo donde y cuando quieras, aunque es recomendable realizar su ingesta como un ritual de autocuidado y amor, mientras lo bebes puedes repetir mentalmente la siguiente afirmación, que ayudará a eliminar obstrucciones a nivel subconsciente, “Estoy seguro, enraizado. Soy digno de todas las cosas maravillosas.”

No olvides que en los siguientes artículos de este Blog continuaremos profundizando en el conocimiento de los siete principales chakras y entregando herramientas y consejos que te ayudarán a identificar y adquirir conciencia de cuáles están fuera de balance, para posteriormente alinearlos.

Tu proceso voluntario merece profundo respeto y amor.
Namaste.